A clash of cultures in Alexandria, also for journalists

By Alejandra Folgarait
alefolgarait@yahoo.com
Red Argentina de Periodismo Cientifico
www.radpc.org

Entrar a la Biblioteca Alexandrina es una experiencia emocionante para cualquier humano que valore el conocimiento. Pero hacerlo para debatir el legado de Charles Darwin, en un ambiente donde predomina la impronta musulmana en la vestimenta, las ideas y las relaciones sociales, es un acontecimiento absolutamente unico para un periodista.
Alrededor de 140 conferencistas entran y salen del enorme auditorio lleno de estudiantes con velos cubriendo su pelo. Personas de 30 paises se congregan al mediodia para almorzar en largas mesas donde la cocina egipcia se mezcla con la occidental. En esta “Babel”, llaman la atencion las diferentes lenguas y acentos. Pero, sobre todo, sobresale un nombre en comun, que funciona como una contrasenia de ingreso: Darwin.
El naturalista ingles nacido hace 200 anios no solo logro reunir en la nueva Biblioteca a cientificos y publico con creencias musulmanes, judias, catolicas, agnosticas y ateas. Darwin consiguio ademas que la mayoria de los presentes coincidiera en aceptar que ciencia y creencias pueden coexistir. Un autentico milago en tiempos de fundamentalismos biologicos y religiosos. O, tal vez, un compromiso politico, so british, para no molestar al pais anfitrion (Egipto).
Para los periodistas, la vedette fue la presencia afable del tataranieto de Darwin. El tambien naturalista Randall Keynes –hijo ademas del economista J.M. Keynes- revelo que es un digno heredero del gran Charles, ya que sigue paso a paso sus huellas por el mundo, mientras promueve la ensenianza de la teoria de la evolucion en escuelas y comunidadesa de Brasil, Sudafrica, Ecuador y –prometio- muy pronto en Argentina. “Convertirse en un explorador como Darwin –me dijo el sonriente Randall- es siempre possible”.
Las miradas de los periodistas cientificos que estamos cubriendo la Conferencia de Alejandria es similar respecto de la cientificidad de la teoria de la evolucion. Pero nuestras practicas son bastante diferentes, de acuerdo a lo que se escucho en una presentacion coordinada por la periodista britanica Julie Clayton, de WFSJ.
Un periodista de Turquia, Rustem ErtumAltinay, revelo las presiones que viven los editors y reporteros en su pais para no publicar notas sobre la evolucion.
Aunque el Islam originalmente tuvo una perspectiva evolutiva, la politica turca ultimamente ha asociado la evolucion con el ateismo y el comunismo, enfatizo Altinay La evolucion se ha convertido en una palabra “tabu” para los editores en un pais donde apenas el 30% de la poblacion escucho hablar de Darwin.
En cambio, Elsabe Brits aseguro que en Sudafrica no hay limitaciones para escribir sobre Darwin. Ella advirtio, no obstante, sobre el frecuente peligro de utilizar imagenes o graficos donde se desliza –erroneamente- que los humanos derivan del mono. Buscar una progression desde los simios al hombre –en lugar de hablar de un ancestro en comun- es falso y lleva a confusiones, segun la periodista cientifica.
Las preguntas que quedaron flotando son: Como informar sobre la evolucion sin traicionar a Darwin ? Como intentar “vender” noticias sobre fosiles sin hablar de “el eslabon perdido”? Como atraer a los lectores sin recurrir a algunas de las ideas que estan en el inconciente colectivo de cada sociedad, como “la supervivencia del mas fuerte” o “la descendencia de los monos”? Como evitar la polemica Darwinismo vs. Creacionismo considerados en un mismo plano? Es possible cuestionar a editores y publishers en momentos en que peligran nuestros empleos como periodistas?
Es un desafio. Reunirnos a intercambiar experiencias y debatir formas de desarrollar major nuestra practica es una de las maneras de mejorar nuestra profesion e informar adecuadamente a los ciudadanos. —-